santafé

santafe

Se ha supuesto que las fórmulas regularizadoras y la existencia de una idea previa a las actividades urbanísticas corresponden al periodo renacentista difundidas desde Roma. Pero contrariamente, durante la Plena y Baja Edad Media, la aportación española al proceso de colonización del territorio a través del mecanismo de repoblación es fundamental, por la cronología y cantidad de núcleos resultantes, además de las desarrolladas en torno al Camino de Santiago.

Aportación de procedimientos de trazados procedentes de tradición medieval, se distinguen durante el proceso repoblador peninsular diversas modalidades de núcleos o ciudades de trazado regular.  Tradición clásica desde Mileto, propuesta de fórmula gráfica y elemental de distribución del territorio según idea regular y con capacidad de serialidad ilimitada. Procedimiento que tuvo múltiples aplicaciones en núcleos trazados con finalidad militar, desde época romana a Alfonso X.

Durante la reconquista, junto a las fronteras donde se luchaba, los cristianos construían campamentos, siguiendo noticias romanas, con una forma regular característica, asimilables a las bastidas francesas; Alfonso X especifica procedimientos y formas de asentamientos, y cómo éstas, deben adaptarse a la configuración del terreno, derivando en tres formas de trazado: rectangular, cuadrada o circular.

El trazado de forma rectangular puede ser derivado del procedimiento de castramentación(relativo a lo militar), muy frecuente en diferentes zonas de la Península Ibérica. Al no existir comprobaciones del parentesco con las bastidas francesas, no se puede aclarar el origen cronológico de estas villas.  Las villas regulares en España obedecen a algunas tradiciones derivadas de necesidades militares; sólo explicando, una tradición práctica de trazar y distribuir, pero sin una concepción de la ciudad globalmente, como idea de orden social, como percepción de orden divino. Será en XIII, y especialmente en XIV, cuando se produzca una generalización de un ideario político, fundamento de la práctica política civil municipal, secularización de esquemas teológicos, religiosos y morales. La división de la sociedad en tres fuerzas iglesia, señoríos y ciudades; bases de una monarquía poderosa que deberán formalizarse en una distribución de las actividades y del territorio en la ciudad.

Durante el XIII la Península Ibérica vivió un proceso de continuos enfrentamientos entre las tradiciones del derecho común, y las intenciones legislativas de la Corona. Culminando en el Ordenamiento de Alcalá, por Alfonso XI de Castilla, donde preside la idea de hombre en sociedad, y la ley como expresión del derecho. A partir de este momento cualquier Villa fundada tendrá como fuente de consulta obligada para actos de regimiento y justicia, las Paridas confiadas en las arcas del Consejo.

Como consecuencia, la repercusión más importante de esta experiencia, es la idea de ciudad como proyecto previo, la ciudad ideal, expresión del orden temporal regido por el orden espiritual. Relación inseparable de, Razón y Fe; y el funcionamiento de las fundaciones urbanas como organismos paralelos al cuerpo humano, de los que son una metáfora las ciudades. Las partes de una ciudad serán expresión de la idea jerárquica central en todo el Medievo.

El simil antropomorfo (REY-oidos, ojos y lengua; IGLESIA-corazón; COMERCIO-ADMON-los instentinos;AGRICULTORES-pies;OFICIOS-manos), enunciado por Vitruvio desde el lado funcional, tuvo una aplicación simbólica en ciudades medievales europeas, y en algunas espàñolas. Destacando como modalidad fundacional común a núcleos del País Vasco, primitiva Corona de Aragón(por el Camino de Santiago); junto a otros posteriores situados en Castilla. Ejemplares para la actividad repobladora de Andalucía, Canarias y Descubrimiento de América. Por ejemplo, Briviesca, distribución espacial heredera de tradición romana, castramentación rectangular cuyo centro lo ocupa la Iglesia parroquial y la plaza principal, distribución regida por tres calles(medio, arriba y abajo) según practica del Medievo español de concentrar a la nobleza y dignidades al centro, en la superior los oficios y en la inferior a labradores y menestrales.

Más tarde, el Descubrimiento, hito histórico, y como experiencia económica y cultural suscitará una actividad imparable con objetivos muy complejos, como los estratégicos y economicopolíticos, con creación de núcleos fortificados en puntos geográficamente más vulnerables, y la fundación de ciudades y reducciones de indios. Emparentado con la conquista y proceso repoblador y fundacional del Archipiélago Canario.  Se confunde la experiencia colonizadora y fundacional, con la posterior formalización; Instrucción de Felipe II. Urbanismo colonial, con ideario religioso y posterior actividad urbanista pragmática; integra la voluntad de contar con núcleos habitados de indios, para ofrecer respuesta de orden territorial expresiva del nuevo orden social y religioso.

Por informaciones de final de la Reconquista, es que se convirtió en una práctica necesaria para garantizar las condiciones de vida durante asedios largos. Baza y Santa Fe, sistema de trazado de campamento, distribución de calles y construcción de casas de madera y teja.

Repartimiento y fundación de Santafé de Granada, ciudad símbolo de conquista espiritual

Proceso final de la Reconquista, construcción campamento de Santafé y reparto de tierras posterior, resulta fundamental para entender el análisis de San Cristóbal de La Laguna, por su carácter precedente, al haber intervenido directamente la Corona, por su proximidad cronológica y por la cantidad de documentación que proporciona el proceso seguido.

Las villas de colonización fundadas en el proceso final de la Reconquista resulta una experiencia dentro del proceso de construcción de la ciudad y el posterior reparto de las tierras, siguiendo instrucciones debidas en la Política de Aristóteles acerca de la calidad de las tierras y su reparto, considerando exclusivamente razones funcionales y sociales en cuanto a esos repartos.

Reconstrucción del sistema de organización, asedio, conquista, y posterior repartimiento de Santafé.

Participación directa de Fernando el Católico en todo el proceso; tras los primeros asedios y talas, se empieza a organizar la campaña definitiva; estableció un campamento, y la elección del lugar no era nueva, valorando la posición de la llanura protegida por los cerros y con buenas salidas, e inmejorables comunicaciones con otras plazas cercanas; garantizando aprovisionamiento y auxilio. Entonces comenzó a construir cerca del campamento un esbozo de ciudad que habría de perdurar.  Se trasladan la Reina, Príncipe e Infanta a un campamento de tiendas y cobertizos motivado por la importancia de la campaña; se produce un incendio, hecho probado que motivo la construcción de un campamento estable con carácter de ciudad, para garantizar la forma de vida conveniente a un largo asedio. La ciudad se construyó paralelamente a las acciones de guerra. Personalidades importantes participan en la construcción de la ciudad. Proceso acelerado, de 2 a 8 meses, como preparativo a la campaña final que habría de celebrarse a finales de 1492; pues los reyes permanecieron en el Real hasta por lo menos el mes de mayo, pues recibieron a Cristóbal Colón y realizaron la Capitulación del Descubrimiento.

Ciudad, documentos importantes son las actas del repartimiento, aunque existe un plano cuya cronología podría corresponder al expediente instruido por el ayuntamiento para la desecación de los fosos que rodearon a la ciudad; y por otro lado, la maqueta de plata encargada por los reyes; reliquia entregada al convento de Santa Cruz de Segovia. Los reyes tenían mucho aprecio a esta ciudad, ya que desde ella se concluyó en proceso de la reconquista y también se firmaron las capitulaciones con Colón, una vez confirmado el descubrimiento de nuevas tierras. Tomaron como base las trazas de Briviesca, forma rectangular, organizada a partir de una plaza central, recorrida en su eje mayor por un avía principal, y por una menor perpendicular a ella, que permitía divisar cuatro puertas de muralla desde la plaza.  Ordenada en tres cuarteles debido a la posición desplazada hacia un lado del eje principal, que disponía el lado más estrecho recorriendo el lado mayor.

Una vez Granada conquistada, los reyes, dejaron instrucciones para el repartimiento de tierras entre vecinos, y nombrando al repartidor, a los beneficiarios del proceso, y los conceptos del reparto. El territorio se encontraba en explotación en el momento del reparto, excepto las zonas arrasadas para debilitar al enemigo; hecho que motivo en el proceso de amojonamiento participaran medidores árabes conocedores del término del alfoz(1. amb. Arrabal, término o pago de algún distrito, o que depende de él.2. amb. Conjunto de diferentes pueblos que dependen de otro principal y están sujetos a una misma ordenación);  y de las propiedades de los pobladores musulmanes que habrían de ejercer sus derechos sobre ellas.

El derecho común aplicable en operaciones de conquista contemplaba por traición, el derecho de los pobladores a recuperar sus tierras, o de ser indemnizados mediante pago de su valor, cuando después de la rendición se mantuvieran fieles al vencedor. En Santafé se repartió dado que no existía motín de guerra, al entregarse al enemigo por capitulación con el vencedor, y dado que no existían moradores, para garantizar la permanencia del territorio conquistado.

Se designan los cargos, la Gobernación y Justicia confiadas; repartidor y Alcaidía; en este caso sólo se designa un repartidor pues no existía la participación de señores y el territorio no contaba con costumbres o leyes a tener en cuenta, dado que se trataba de territorio conquistados a infieles(grandes similitudes con el caso de Canarias). Existe constancia de designación de medidores de huertas, y otros para tierras mayores y viñas. El inicio de estas labores vino precedido de la constitución de una junta de deslinde y amojonamiento del término. Calculo del número de pobladores en doscientos, y la proporción de la calidad de los pobladores, 150 labradores y oficios, y 50 caballeros, diez de ellos de la guardia de la corona. Proporción del reparto, se designa una medida de manera unitaria a los caballeros, y la misma cada dos peones. Orden, caballeros por edad, y después peones. El documento, cuestionario donde se incluyen las condiciones impuestas por la corona, describe las obligaciones a cumplir por los vecinos: un plazo de residencia fija 5 años en la villa, plantar viñas, olivares y huertas en el terreno asignado y la condición de casado con familia residiendo en el lugar. Al existir casa del antiguo campamento, no se exigió construir en este caso casas. Las casa fuera de la murallas eran para el Común(todos), y el resto, para los monasterios. La reserva para la Iglesia y las órdenes religiosas, antecede ante cualquier otra concesión, indicando el grado de significación una vez finalizados los repartos. Se establecen territorios para mantenimientos futuros de la villa, indicando el terreno necesario y dando una cantidad de tres veces superior a secano que a viñas, huertas y olivares. Se garantizó la riqueza mediante una cantidad de 30.000 maravedís(antigua moneda española). La distribución de ejido, prado y dehesa se dejo al repartidor. Proceso de reparto por riguroso orden, empezando por caballeros del rey, el resto y finalmente siguiendo los peones. Asignación de casas y proceso de registro, posteriormente amojonamiento del término, y finalmente por sorteo los respectivos terrenos de huertas, y terrenos de viñas y olivares. En Santafé los peones asumirán actividades artesanales entre labradores y hortelanos. Los caballeros serán ciudadanos; El alarde o asiento de pobladores se realizó por cuartos o barrios. Cada casa lleva incluida la heredad de pan, huerta, viña u olivar. Centro de la ciudad ocupada por la Iglesia y el hospital, y en sus proximidades la Casa Real. Eje central de la Villa, desplazada la plaza se situó una manzana completa para la alhóndiga(donde se almacena, vende y compra trigo). El número de casas por barrio es de 30 a 40. Delimitación y lotificación posterior de tres tipos de suelo: huertas y alcaceles(cebada),tierras de pan y mayores(secano) y terreno de viñas y olivares. Medida: soga de ocho estadales (26,672 m.; un estadal es múltiplo de 4 de la vara castellana que por tanto alcanza 3,334 m. ). Repartieron quince mil marjales(un marjal son 100 estadales granadinos, o 5,25 áreas). Se tuvo en cuenta la calidad de las tierras a repartir. El proceso de sorteo se hizo por insaculación(boletos en una bolsa y sacar papeletas).

El proceso finalizó con la concesión por parte de los reyes Católicos del Real Privilegio de exención de tributos y jurisdicción, y posteriormente dando el Privilegio a la ciudad de Granada para que dictara ordenanzas para su régimen y gobierno, coincidiendo con la estancia de la Corte en Granada. En enero de 1500 parte hacia Tenerife Alonso Fernández de Lugo.

Herencia aristotélica en la ciudad fundacional americana hasta 1525

Decisiones: cualidades estratégicas y naturales del lugar, y la configuración de un modelo de ciudad que contenga los órganos imprescindibles para su mantenimiento adecuado, desde factores de estructura social y sus instituciones, hasta la imagen de una ciudad cristiana ordenada conforme a un ideario religioso. En cualquier caso, el objetivo de la fundación era de carácter jurisdiccional, como mecanismo sancionador del hecho del descubrimiento y conquista.

Como base, dos fuentes teóricas: la tradición pragmática, funcionalista y moralizante acerca de la ciudad formulada en la Política de Aristóteles, y las instrucciones para fundar ciudades inspiradas en ella, y los diez libros de Vitruvio, reinterpretadas de diferentes fuentes.

La ciudad hispanoamericana llegará a ser renacentista pero su concepción interna es medieval.

El periodo de implantación ibérica en el nuevo mundo, basada en la tradición colonizadora española de origen medieval, y el especialmente, el pensamiento teológico que inspiró los textos publicados. Sistema de explotación del nuevo mundo a partir de la promulgación de Bulas Alejandrinas, cuyo fundamento era la conquista espiritual, y en la cual los conquistadores, navegantes y misioneros fueron fundamentales. Debate, cuando se descubre la ciudad como ámbito de de las relaciones de poder, donde se resuelven los conflictos con la Corona, los poderes señoriales, y la Iglesia. Asalto de los tres poderes que aspiran al control y la supremacía de un nuevo espacio de convivencia social.

La importancia concedida a la designación de los lugares, se podrá observar, y como garantes de salubridad; su elevación, pureza de sus aires, etc.., características naturales del lugar. Existencia de algún caudal de agua, emplazamiento llano, proximidad a bosques de tala destinada a la construcción, y mantenimiento fácil. Lugar destacado para el Templo y la Justicia, carácter exento de los edificios, como garantía de belleza. Separación de la plaza del Templo y la plaza civil, que donde se desarrolla el castigo y la justicia. La principal aportación de Rodrigo Sánchez Arévalo, es la teorización de la ciudad desde el punto de vista moral, a partir del punto de vista aristotélico. La política como carácter pragmático y base teórica del concepto de urbanismo hispano; desarrollando las funciones necesarias de la ciudad, y son alimentos, armas, recursos, religión y autoridad; en consecuencia, agricultores, artesanos, guerreros, ciudadanos, sacerdotes y regidores. Pero Aristóteles sólo reconoce tres clases sociales: ciudadanos, artesanos y esclavos; los primeros exentos de cometidos serviles pues son imprescindibles para la vida de la comunidad.

Partes de la ciudad, que son en realidad dos tipos de ciudadanos que configuran en realidad el régimen de gobierno: ciudadanos de la defensa, los militares, y la parte constituida por los ciudadanos que deliberan, los regidores, los que piensan que es lo más conveniente. Factores fundamentales es el cálculo de las dimensiones físicas y el número de habitantes; todos los elementos deberán guardar proporción para garantizar la autonomía de la ciudad.

Desarrolla los aspectos físicos…..en cuanto a la distribución de sus elementos, valora la cualidad formal de la distribución regular de Mileto, pero al mismo tiempo valora el trazado irregular con fines defensivos. Combinar ambos sistemas, y necesidad de ubicar una plaza y templo, y excluídas de la actividad del comercio y la diversión.

Ciudad territorio y ciudad jurisdiccional americana

La etapa clásica de la villa colonial comienza en realidad a partir de la década de 1520. En la época de los descubrimientos hubo fracasos ante las dificultades que ofreció la actividad simultánea de acopio de información sobre el territorio, la conquista en sí y la consolidación de núcleos habitados, especialmente por la inexistencia de un modelo económico de subsistencia organizado. Estas decisiones encomendadas a conquistadores y descubridores hizo que prevaleciera la idea de una ciudad más universal y teórica que formal, en territorios que no contaban con una base precedente urbana que sirvieran de base a los nuevos trazados. No fue una idea traída íntegramente de España, sino que en América experimentó una progresivo y espontáneo proceso de perfeccionamiento en los principios físicos urbanos.

Fallo generalizado, la ausencia de una base agropecuaria capaz de garantizar la subsistencia de la población europea. Paralelismo con las islas. Hasta 1520 no aparece un modelo de explotación colonial anclado en una estructura urbana concebida como figura jurisdiccional y marco de relaciones sociales y de explotación del territorio.

Las poblaciones fundadas en territorio americano obedecen a un proceso desigual, no sistemático; la Corona actuó por impulsos, en base a la información recibían de los nuevos territorios conquistados, y confiando en las decisiones de los que actuaban en su nombre. Los procesos fundacionales atribuibles al conquistador se concentran en territorios insulares y algunos emplazamientos costeros. El modelo en estas primeras iniciativas es el portugués de las feitoría; que era una concesión a la explotación de nuevos territorios descubiertos, y colonizados por conquistadores. Eran asentamientos provisionales, de pequeña escala que aprovisionaban de productos locales, materias primas y esclavos. Este sistema se utilizó en los primeros asentamientos españoles en el Caribe, con la intención de solicitar confirmación real de las explotaciones. Asentamientos provisionales que no aspiraban a modificar en las formas de vida encontrada, sino que se orientaban a la búsqueda de oro y otras materias primas altamente rentables.  Tuvo malas consecuencias inmediatas, colonización inversa, al situarse en lugares ocupados por indios.

Fray Nicolás Ovando utilizó este sistema al mismo tiempo en San Cristóbal de La Laguna. Arraigar a las poblaciones indígenas mediante la obligación de poblar el cercado en las nuevas villas fundadas. No existe una concepción formal de la imagen global de la ciudad, y ésta se debe a los condicionamientos de la topografía y a la disposición de las defesas. Se habían fundado villas bajo esta directriz de hacer convivir a en la nueva ciudad a los colonos y a la población aborigen, con intención de eliminar las formas de vida impropias del ser humano según Aristóteles. No desarrollaron el modelo jurisdiccional de reparto del mundo peninsular, y puesto en práctica en Canarias, por lo que la incapacidad de subsistencia agropecuaria de estos núcleos provocó su fracaso. Fernando el Católico se ocupó directamente del tema y controlar el proceso; un capitán financiado por la Corona, llevó 2500 vecinos, con oficios imprescindibles para organizar la ciudad; la primera instrucción obedece a la decisión de elegir bien el lugar, y además de vital importancia la jurisdicción en el reparto de las tierras según la tradicional distinción entre peonía y señoría.; con la obligación de trabajar la tierra y construir casa en la villa, con el concepto de orden y como garantía para el futuro de la nueva ciudad.

Diez años después Cortés recibió una instrucción donde por primera vez se precisa el modelo a seguir para el trazado de una villa, un plano facilitado por el Fundador. Primer modelo sistemático de actividad urbanística, que con el tiempo son ampliados en Cedulario Indiano y Ordenanzas de Felipe II. Después de una primera etapa de asentamientos provisionales, poblaciones sin futuro, se produjo a partir de la primera década una primera etapa de asentamientos con vocación de permanencia, conforme a asentamientos formalmente definidos por las defensas y por trazados regulares basados en procedimientos de mediciones lineales. Se tipificaron los asentamientos necesarios en el nuevo continente.

Ciudadfuerte,  ciudadciudadenlace, ciudadetapa, la ciudad sobre población indígena, la ciudad minera, y la ciudad institucional.  Bajo el modelo de ciudadenlace cabría corresponder a la mayoría de las ciudades fundadas basándose en su condición de puerto; pero, el concepto de carácter jurisdiccional es el que cabe atribuir a todas. El modelo jurisdiccional de reparto y radicación funcional del suelo con disposición reconocible, da lugar al reparto de solar urbano, heredad de tierra calma para cultivos, según la estimación de productividad de la tierra. Este fundamento en el orden de fundación de nuevas villas, hace referencia formal, al orden físico y productivo, al propio tiempo, y al orden social resultante de dicho procedimiento.  Esta instrucción fue el marco de implantación del concepto de ciudadterritorio americana, dentro del ámbito de explotación propiamente colonial. A partir de este momento, al fundar la ciudad americana, se sigue un procedimiento conocido de concentrar solares en el centro del pueblo en el centro de la traza, reservar tres anillos para los comunales, y marcar los límites del término ciudad con un anillos de heredamientos, y a continuación, extender los terrenos cultivables entre caminos en una disposición concéntrica creciente.  Se continuó con la tradición de reparto de tierras según su capacidad productiva, en época de Carlos V se deja abierta la especificación de las dimensiones, y sólo se alcanzó una expresión cuantificada en la refundición en época de Felipe II. Se determinó la medida de la capacidad habitual para tierras de sembradura, con la única diferenciación discriminatoria por ser de peón o señor. Concepción del reparto basada en criterios de productividad, dando como resultado una variedad de las dimensiones de las tierras agrarias.

El sistema formal resultante de este procedimiento es una sucesión concéntrica de figuras cuadrangulares, que derivan en un sistema de reparto concebido a partir de unidades de superficie de formas cuadradas. Este método permitía conocer de antemano la distribución de toda la ciudad prevista y las proporciones del reparto, evitando engorrosos conflictos provocados con anterioridad por los sistemas de medidas lineales, que daban lugar a diferencias apreciables en los repartos de tierras. Se utilizaron diversos patrones de medidas locales, y adaptación de medidas conocidas por Castilla. Se procede de manera inversa al periodo anterior, en el que se proyectaban pequeños núcleos y se repartían tierras por impulsos, sin estimación previa del número de habitantes de la ciudad, y sin una planificación de las actividades a desarrollar.

Se trataba de un procedimiento de localización topográfica de distintas superficies de terreno para realizar representaciones gráficas, y para mediciones de los terrenos representados en la realidad. Representa la posibilidad de cuantificar lotes de superficies oficiales antes del reparto, y asignarlas de manera programada según los derechos de los diversos tipos de pobladores.

 JDQ2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s