Ofelia muerta

millais_ofelia_big-1

Ofelia Muerta

1º. Catalogación: La muerte de Ofelia u Ofelia muerta (1851–1852), obra realizada por John Everet Millais (1829–1896) es representativa de la modernidad prerrafaelita. En ella el autor despliega toda su maestría técnica al servicio de los nuevos valores  que nacen con la Hermandad Prerrafaelita (P.R.B.). Movimiento pictórico inglés de mediados del siglo XIX, el Prerrafalismo, cuyo miembro más destacado es el autor. Influenciados por los acontecimientos del momento, la sensibilidad de estos pintores les llevó a intentar una búsqueda de la verdad para reencontrarse con la esencia de creación pictórica. En el mismo año que Marx y Engels publican el “Manifiesto Comunista” un grupo de jóvenes ingleses, entre los que se encuentra J.E. Millais, fundan en Londres La Hermandad Prerrafaelista. Influenciados por los acontecimientos del momento los Prerrafaelistas pretenden despertar conciencias en un ambiente impregnado de un mercantilismo desaforado y de la moral represora propia del periodo victoriano. Indagan en los héroes y personajes del pasado con idea de regenerarse en el presente, y emprender un futuro más satisfactorio. Ahondan en lo primitivo de las formas y ésta será la clave de su modernidad.
Intentan con su minuciosidad y naturalismo captar y plasmar la realidad tal y como es, y con asuntos preferentemente románticos, de ahí su admiración por la literatura italiana, los pintores italianos del Quattrocento y por los Primitivos Flamencos. En este cuadro Millais recoge toda la carga alegórica de la obra de Shakespeare.

John Ruskin, crítico de arte, pensaba que en la sociedad moderna no podía existir un arte moderno. Para que el arte pudiese sobrevivir, había que cambiar la sociedad, y ésta debía ser la misión de los artistas. Al igual que propugna para la arquitectura el retorno al gótico, para el arte figurativo sostiene la vuelta a los “primitivos”, que para él eran los artistas anteriores a Rafael, es decir, anteriores al pecado de orgullo que había hecho del arte una actividad intelectual. Ruskin será el consejero y el defensor de la confraternidad de los Prerrafaelitas, formada en 1848 por Hunt, Millais y Rossetti.

Cuadro expuesto en el museo “Tate Gallery” de Londres.

2º. Descripción. Oleo sobre lienzo de dimensiones 76 x112 cm.

3º. Análisis formal: La composición de la obra se organiza en tres franjas, en la central Ofelia aparece flotando en las plácidas aguas de un riachuelo, sosteniendo unas flores en una de sus manos mientras que las guirnaldas con las que se había engalanado flotan sobre su cuerpo, mientras que en las franjas superior e inferior se representan cada una de las orillas del rio con toda su vegetación.

La ciencia se modernizaba con los nuevos descubrimientos como la fotografía. La P.R.B. fue consciente de que debía hacer uso de esa “cientificidad” para ir acorde con su tiempo. La objetividad era pues, un requisito indispensable, y si esto se combina con el afán naturalista tenemos que Millais se traslada, como en este caso, al escenario natural para crear con la mayor fidelidad. Emplea, al igual que sus compañeros, una fórmula diferente para pintar sobre el lienzo, producto de su propia invención. Consistía en pintar los colores puros sobre fondo blanco todavía húmero. Esto hace que los colores no se falseen ni correspondan a las leyes dictadas desde el academicismo. De este modo se van consiguiendo los objetivos de realismo. Consigue, y como prueba tenemos esta obra, colores brillantes y translúcidos. La unión del detalle mimético con estos colores produce un efecto casi irreal. Penetran en la retina del espectador provocando inquietud y fascinación. Aquí lo vemos en ese verdor exultante que rodea a Ofelia de una manera casi opulenta. Esto se potencia aún más gracias al reflejo del color en la vibrante superficie del agua. El verde exuberante, opulento, que rodea a Ofelia reflejándose y vibrando en la superficie del agua, resulta casi opresivo y asfixiante al espectador. Capta el momento de agonía de Ofelia, el instante de cruzar la línea de la vida a la muerte. Es una imagen mórbida, la mirada ida, pérdida y vacía, la boca entreabierta exhalando el último aliento.

La modelo del cuadro fue una joven llamada Elisabeth Siddal que contrajo una neumonía cuatro horas en un pozo de agua helada para que el pintor pudiera plasmar su particular versión de la heroína shakesperiana. El pintor tuvo que pagarle al padre de la modelo un médico para curarle la enfermedad. Esta modelo, casada con otro pintor prerrafaelista, Dante Gabriel Rosetti, parece que fue el amor imposible de Millais. Elisabeth era una hermosa pelirroja de constitución enfermiza que se casó muy joven con Rosetti. Tan enamorado estaba el pintor de su esposa que la utilizó de modelo para muchas de sus obras. Pero pasado un tiempo, el poeta tuvo más modelos y se enamoró perdidamente de otra: “the elephant”, una robusta mujer blanca, también de cabello colorado, que de alguna manera representaba el anverso de su frágil esposa. Una noche que Rosetti regresó a su casa encontró a su mujer muerta porque se había excedido con la dosis de cloral que tomaba para el insomnio. Rosetti comprendió inmediatamente que ella sabía toda la historia y se había suicidado. En el entierro, aprovechó una distracción de sus amigos para hacer un sacrificio: sobre el pecho de su esposa muerta, dejó el manuscrito de los sonetos que se reunirían luego bajo el título” The house of life”. Inmediatamente después, Rosetti rompió su relación con su amante y se recluyó en una quinta para dedicarse a la poesía y la pintura. Vivió muy retirado y casi no recibía visitas, hasta que sus amigos lo citaron y le exigieron que publicase el manuscrito de poemas. En 1872 Rosetti muere en su quinta, también por una sobredosis de cloral.

4º. Interpretación: Ophelia es un personaje ficticio de la obra de teatro “Hamlet“, de William Shakespeare. Es una joven de la nobleza de Dinamarca, la hija de Polonio, hermana de Laertes y novia del Príncipe Hamlet.

En la primera aparición de Ofelia, la vemos con su hermano, Laertes, quien partirá hacia Francia. Laertes le dice a Ofelia que evite involucrarse con Hamlet. Le advierte que Hamlet, al ser heredero de la corona de Dinamarca, no tiene la libertad de casarse con quien quiera. El padre de Ofelia, Polonio, entra cuando Leartes se va. Polonio también le advierte a Ofelia sobre Hamlet, porque teme que Hamlet no tenga serias intenciones con ella. Polonio concluye prohibiéndole a Ofelia volver a comunicarse con Hamlet. Ella se compromete a obedecer a su padre evadiendo a Hamlet por completo. En la siguiente aparición de Ofelia, ella le dice a Polonio que Hamlet entró en su cuarto con la ropa torcida y con una expresión ‘infernal’ en el rostro, y que sólo la miró fijamente y asintió tres veces, sin hablarle. Basado en lo que Ofelia le dice sobre la conducta “demente” de Hamlet, Polonio llega a la conclusión de que es un error prohibirle a Ofelia ver a Hamlet, y que Hamlet habrá actuado así por estar enamorado de Ofelia. Polonio inmediatamente decide ir donde Claudio (el nuevo rey de Dinamarca y tío y padrastro de Hamlet) para discutir la situación. Polonio le sugiere a Claudio que se esconda detrás de un tapiz de Arrás para escuchar la conversación entre Hamlet y Ofelia, mientras que Hamlet pensará que la conversación es privada. Ahora que Polonio está seguro de que Hamlet está enamorado de su hija, piensa que Hamlet va a expresarle ese amor a Ofelia. Claudio acepta intentar el plan de Polonio de escucharlos a escondidas más tarde. El plan lleva a lo que se conoce comúnmente como la “Escena del convento”. En la “Escena del convento”, Polonio le da instrucciones a Ofelia de esperar en el vestíbulo del castillo, mientras él y Claudio escuchan escondidos. Hamlet entra en el cuarto, en su propio mundo, diferente de los demás, y recita su soliloquio “Ser o no ser”. Hamlet se acerca a Ofelia y habla con ella. Él le dice “vete a un Convento.” Hamlet se enoja, se da cuenta de que ha ido demasiado lejos, y dice “Yo digo que no habrá más matrimonios”, y se va. La siguiente ocasión en que aparece Ofelia es en “Mousetrap Play” la cual Hamlet ha arreglado para tratar de probar que Claudio mató al rey Hamlet. Hamlet se sienta con Ofelia y hace observaciones sexualmente sugestivas, también diciendo que el amor de una mujer es breve. Más tarde esa noche, después de la obra, Hamlet mata a Polonio pensando que éste es Claudio (“¿Es ése el Rey?”) durante un encuentro privado con su madre, la Reina Gertrude. En la siguiente aparición de Ofelia, después de la muerte de su padre, ella se ha vuelto loca; los demás personajes lo interpretan como el dolor que le causó la muerte de su padre. Canta algunas canciones sobre muerte y una doncella perdiendo su virginidad. Después de dar a todos las buenas noches, sale. La última aparición de Ofelia en la obra es después de que Laertes va al castillo a retar a Claudio por la muerte de su padre, Polonio. Ofelia canta más canciones y ofrece flores citando sus significados simbólicos, aunque algunas interpretaciones difieren. Después de bendecir a todos, sale por última vez. En la escena 7 del acto 4, la reina Gertrude, en un famoso monólogo(“There is a willow grows aslant the brook”), reporta que Ofelia subió a un árbol de sauce, la rama se rompió y cayó Ofelia en el arroyo, y allí se ahogó. Gertrude dice que Ofelia, parecía “incapaz de su propia angustia” como una persona loca debía ser. El anuncio de Gertrude sobre la muerte de Ofelia es uno de los anuncios de muerte más poéticos de la literatura.

Ofelia convenció a la afición inglesa, quizá porque tenía a su favor el tema popular y entrañable de la heroína de Shakespeare.

 La actitud reflexiva, la conciencia de vivir en crisis, el combate contra ésta, los liga profundamente al espíritu romántico. El cambio se intenta desde la moral convencional pero sin la hipocresía del mundo victoriano. Esto hará que le den importancia a la temática, que será social de índole religiosa y moral (con un nuevo catolicismo enfrentado a la iglesia anglicana), o sacados de la historia y de la literatura. Estos últimos tratados con una precisión semejante a la de los temas de actualidad.

“Ofelia” es una muestra de que la influencia de Shakespeare es constante en el arte. Estos temas de la literatura, trabajados por los románticos, son retomados también por los prerrafeilitas. No son inmunes a esa especie de corriente subterránea goticista que recorre las artes a lo largo de los siglos en Inglaterra. La lectura de poetas prerrománticos y visionarios como W. Blake favorecen estas concesiones a un mundo más imaginativo como es el de la poesía, las leyendas y mitos medievales que salpica la literatura. Quizás pueda verse, en esto último, un gesto evasivo, que llevará, posteriormente, a los distintos miembros a tomar otras poéticas más subjetivas con lo que se irá perdiendo ese realismo fundamental como clave para entender este movimiento. A pesar de ello Millais le confiere el tema de nuestra heroína un tratamiento totalmente revolucionario.

 Captar el tránsito entre la vida y la muerte en el personaje de Ofelia, situarla sobre el lecho del río, fue algo que ningún otro artista había hecho antes y mucho menos de la manera en que se atrevió el autor. La coloca en posición horizontal como si fuera una muñeca flotante que se expusiera en un escaparate. El espectador es invitado a una mirada morbosa provocada por la frágil y virginal figura que nos tiende las manos y nos ofrece un rostro único: los ojos entornados, la mirada ida, vacía, fija en el infinito, el mentón elevado y la boca entreabierta descubre la última exhalación de vida de la protagonista.

La heroína muere por amor, un amor por el cual anteriormente había perdido el juicio. El tema de la mujer que se autosacrifica como acto final de devoción hacía el hombre se explica por el papel de sumisión que va cobrando en la sociedad victoriana. La única función es servirle y por tanto carece de identidad propia. La muerte de Ofelia por ello será uno de los motivos más buscados y representados por los artistas de finales del siglo XIX.

Por último,  se combina en esta obra los avances en el tratamiento de la materia, desde un punto de vista naturalista y científico para obtener un reflejo fiel de la realidad, valiéndose de las purezas de las formas arcaicas del Quattrocento  y de la minuciosidad de la pintura flamenca. Todo esto reivindicando al mismo tiempo el papel del artista como creador y la función social del arte. El artista aporta ese grado de subjetividad que hace que la obra nos sugiera más de lo que a simple vista vemos. Se potencia la imaginación en este caso recreando un pasaje literario lleno de espiritualidad, porque no se trata de someterse a una objetividad aséptica, sino de hallar un equilibrio entre todas las partes, una comunicación que se traduzca en la expresión honesta del artista y en el deleite del espectador.

 Representaciones del Ofelia a lo largo de la historia:

 La actriz galesa Sarah Siddons en el papel de Ofelia, La actriz inglesa Mary Catherine Bolton (Lady Thurlow, 1790 – 1830) en el papel de Ofelia en 1813 y La actriz irlandesa Harriet Smithson en el papel de Ofelia hacia 1827; Grabado de J. Parker de la pintura de Richard Westall (1765 – 1836); “Ofelia loca”. Delacroix, 1834; Arthur Hughes, 1851 – 1853. Óleo en tabla; John William Waterhouse, 1889; Eugène Delacroix  “La muerte de Ofelia”  1853; Arthur Hughes, 1863 – 1864  Óleo en lienzo; George Frederic Watts 1864, Ernest Hébert (1817 –1908), etc.

La Ofelia Muerta de Millais nos trae a la mente a Laura Palmer de la serie Twin Peaks de David Lynch, filmada en 1990. El rostro azulado de la actriz Sheryl Lee que interpreta a Laura Palmer envuelta en un plástico es un icono de inflexión en la representación de la muerte en el arte moderno. Twin Peaks es un híbrido de géneros, comienza como un thriller para convertirse a los pocos minutos en un melodrama costumbrista, en lo que nada es lo que a primera vista aparenta ser.
Una crítica de la sociedad americana, en este caso representada por una comunidad cerrada y aislada que se nos presenta en un primer término como idílica y edulcorada, para revelarse en poco tiempo como enfermiza y hasta terrorífica.
Laura Palmer es el nuevo icono de la muerte y hasta del erotismo. A partir de su aparición proliferaron imágenes del deseo en las cuales la morbidez y el plástico como vestimenta son elementos fundamentales del nuevo erotismo, así como el tono azulado y acuoso.

melancholia-3

Lars von Trier, nace en Copenhague (Dinamarca) el 30 de abril de 1956. Director de cine danés reconocido mundialmente por su visión crítica del mundo expresada a través de sus películas dramáticas las cuales han generado tanto el clamor por parte de los expertos como también críticas por los métodos de filmación. Lars von Trier fue uno de los creadores del Dogma 95, un movimiento cinematográfico con el cual se llama al regreso de historias más creíbles en la industria fílmica apartándose de los efectos especiales y dirigiéndose principalmente hacia un uso técnico mínimo (prerrafaelita). Su primera película como graduado de la escuela de cine fue Forbrydelsens Element (El elemento del crimen). A pesar de alcanzar un mayor reconocimiento con películas como Europa (Zentropa) von Trier se consagró como uno de los directores de cine más importantes de Europa en 1996 con Rompiendo las olas. Esta película trataba sobre el sacrificio de una mujer y su martirio sexual (Ofelia), se destacó con la intervención del cinematógrafo Robby Müller y el surgimiento de la nueva actriz Emily Watson quien interpretó un papel intenso y de carácter simple, recibió el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Cannes . Rompiendo las olas estaba segmentada en capítulos coloreados realizados por el pintor Pers Kirkeby. Emily Watson, por otra parte recibió una nominación al Oscar por Mejor Actriz.

Manuel Alberto Claro, chileno de nacimiento; estudia fotografía en el Instituto Europeo de Milán; trabajando como asistente de fotografía en Milán, Nueva York y Copenhague; donde inicia los estudios en la Escuela Nacional Cinematográfica de Dinamarca, graduándose en 2001. Colaborador de Lars von Trier en 2011 en la película Melancholia, donde la fotografía del cartel de la película es, sin duda, una Ofelia, y que por otra parte en el filme aparecen escenas de esa imagen iconográfica de Ofelia muerta. Justine y Michael  dan una suntuosa fiesta para celebrar su boda en casa de la hermana de la novia y de su marido. Mientras tanto, el planeta Melancolía avanza hacia la Tierra en esta película psicológica y catastrofista, de escenario simple, romántico y melancólico de estética prerrafaelita.  Mejor actriz en Cannes 2011.

JDQ2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s